sábado, 19 de diciembre de 2015

Reflexiones que asimilar

Como ya conté, este jueves pasado tuve visita con mi endocrina. Muy contenta porque efectivamente, en dos semanas he bajado 3 kg, y Lola (la endocrina) me dijo que era mucho para tan poco tiempo, que estaba muy bien. Entonces le conté mis dudas, las mismas que escribí en el blog, y quizás alguna más. Sus respuestas fueron  claras y, según me pareció, correctas, pero me dejaron mucho en que reflexionar y asimilar, por lo que ha sido una visita agridulce, feliz por lo perdido y reflexiva por la conversación. Y ahora os haré un resumen de lo que hablamos:

- No debo ver la dieta como algo temporal. Es decir, que más que una dieta concreta me esta enseñando una forma correcta de comer, que es beneficiosa para mi y para mi familia también. Así que no he de tener miedo de volver a coger peso sino que no ha de haber un después, hay que comer así siempre, con ciertas excepciones como que salgas un día, te inviten, lo que sea, ese día hay que adaptar-se, por lo demás tenemos que comer así de por vida. Osea, que la reflexión principal de estos días es: esto no es una dieta, sino un cambio de hábitos.

- Cuando dependa de ti, sé estricta con lo que comes. No hay excusas cuando estas en tu casa y tu decides que comes, estás dependiendo de ti misma y debes ser fuerte, porque lo eres y ser floja solo es una excusa. (Básicamente lo que me dijo y eso).Distinto es si tu alimentación depende de otros, entonces no tienes más opción, disfrútalo y ya esta, con límites eso sí, pero cuando debes controlarte es cuando dependes de ti misma.

- Una mujer adulta no necesita un bocadillo a media tarde, porque su cuerpo no necesita esa energía para funcionar. Eso fue a raíz de hablar de comer fruta a media tarde, así que nada, cuando me apetece un bocadillo me repito internamente esa frase. No mentiré, alguna tarde me lo he comido, pero han sido pocas, quizás un par en dos semanas, pero vaya, sigo entrenándome para acostumbrarme.

- Acostúmbrate a llegar con hambre a las comidas. Efectivamente, le dije que llegaba con hambre a la cena, y eso me dijo, que no pasa nada por llegar con hambre, cena bien y ya está, que debo acostumbrarme. 

- Hay excepciones, pero no te permitas que sirvan de excusa. Efectivamente hay excepciones, días para salir, tener vida social, etc. Pero que no todos los días lo sean, no sirve que hoy es la fiesta de no se que, mañana el cumple de Fulanito, el viernes se celebra no se cuantos, total que es un no parar, hoy un trocito de tarta, mañana un pastelito de no se que.... etc... supongo que os hacéis una idea, no creo ser la única a la que le pasa. Las excepciones las elijes "El sábado voy a cenar" y no "han traído no se que para merendar" y así sumando días.

- No tengas miedo a las fiestas, mejor si coges algo de peso que hayas perdido tres kilos antes que si no lo hubieses hecho. No hace falta más explicación. 

- Puedes compensar cuando te pasas. Si comes mucho cena muy suave, o si sabes que tienes una cena donde te pasarás, ese día come muy ligero.

- No hace falta que comas hasta reventar. No creo que haga falta más explicación.


Y nada, básicamente esto fue de lo que hablamos, seguro que ahora entendéis porque tanta reflexión y necesidad de asimilar. Y nada yo sigo con ello, esforzándome porque realmente me empiezo a sentir mejor, me siento más deshinchada, soy más regular en el baño y noto poca sensación de ahogo, cosa que me estaba pasando últimamente después de hacer algún esfuerzo físico, como subir la compra hasta mi segundo sin ascensor. Aún nadie ha notado mis cambios, tres kilos son pocos entre los 20 que he de perder, pero lo hago por salud y en eso sí noto mejoras.


Yo, después de asimilarlo todo, me siento mejor.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Día 14, pesaje

Ayer, miércoles por la mañana me tocaba pesar-me. Antes de hacerlo, pues mira, siempre tienes la duda. He hecho bien la dieta, en parte, pero algún fallo siempre hay: un momento de debilidad que comes lo que no debes, cantidades que sobrepasan lo que te habías propuesto, el periodo que te hace comer de más. Así que el pensamiento era ese: "¿lo habré hecho suficientemente bien con los fallos que he tenido?". Y ahí me planto delante de la báscula del baño..... redoble de tambores..... 75,5 kg!!! Bien! No puedo estar más contenta! Según mis cálculos, mi báscula vaya, esta semana he perdido 2 kilos. 

Mis sentimientos son de satisfacción y alegría, por ver recompensado todo el esfuerzo que he hecho, todas las verduras que he comido (se me va a quedar cara de lechuga) y todos los ratos que la ansiedad me ha asaltado y he resistido (que no ha sido todas las veces, algunas he caído).

Y al mismo tiempo siento miedo y confusión. ¿Raro no? Pero así es, me preocupa mucho volver atrás, el efecto yoyo, que estas fiestas que vienen me hagan recuperar lo perdido y más. Además, si esto se consigue comiendo verdura y cosas muy lights a todas horas, que haré cuando llegue al peso que quiero? Me cuesta verme comiendo así toda la vida. En realidad solo estoy bien físicamente cuando me esfuerzo mucho, si dejo de hacerlo volveré a estar igual.... cuanta diarrea mental. Me tengo que decir a mi misma "no cruces el puente antes de llegar".

En fin, que aunque no lo parezca estoy muy contenta! Voy a seguir adelante con la dieta y a seguir perdiendo lo que me sobra.

Esta tarde tengo una visita de control con mi endocrina, ya os contaré.



viernes, 11 de diciembre de 2015

Menuda semanita

No he tenido tiempo para pasarme por aquí, os hago un resumen y os cuento como llevo la dieta.

Días 5, 6 y 7 de dieta


Estos días estuve visitando a la familia y bueno, dentro de lo que podría haber comido, no ha sido para tanto. Mi cuñada también hace dieta y he comido lo que ella se cocinaba. Lo malo es que su dieta es bastante distinta a la mía, así que he comido distinto a lo que debía, pero dentro de lo que cabe bien. Lo difícil fue la comida del martes en el campo, con barbacoa, postres, etc. Me pasé un poco.

Y el resultado después de una semana haciendo dieta, más o menos bien (menos un día bastante mal).............



He perdido medio kilo. No es que sea mucho, pero estoy contenta, pensando en el puente y las comidas con la familia.Así que ahora estoy en 77,5 kg.


Días 8, 9 y 10


Desde que estoy en casa estoy comiendo mejor, lo que toca, más algún que otro poquito de chocolate (como cuesta hacerlo todo bien) en mi defensa diré que estoy en mis días, y ¿soy la única a la que el cuerpo le pide devorar chocolate cuando viene el periodo? Por lo que habría comido antes de la dieta me estoy conteniendo, pero me es imposible abstenerme de comer algo dulce. Quizá la semana que viene lo haga mejor.

domingo, 6 de diciembre de 2015

100 excusas para no hacer dieta 1

No dejo mucho espacio a la imaginación eh? jejeje

Pues lo dicho, voy a hacer una recopilación de excusas que decimos para no hacer dieta. Cuando las pensamos, realmente para nosotros son motivos reales que no nos permitirán empezar el camino a la recuperación. Pero mirando atrás... cuantas veces podríamos haber empezado y no lo hemos hecho por esos motivos tan importantes para nosotros. Por lo menos yo llevo así años y no creo ser la única, y mirando atrás pienso ¿Porque lo permití? ¿Porque dejé que todos esos motivos fueran más importantes que mi salud?

No sé si llegaré a las 100 excusas, quizá  no llegue, quizá me pase. De todos modos ahí van las 5 primeras:

 1 Ahora no tengo tiempo de hacer dieta. Creo que esta es la que más he usado. Es cierto que  suelo estar ocupada: el niño, mi marido la casa, el trabajo, mis estudios, etc. Pero si no sacamos un rato para nosotros mismos, podemos acabar enfermos, y entonces seguro que no podremos atender todo. Además, aunque no tengamos tiempo, comer comemos todos los días, que tal un esfuerzo para que lo que ingerimos sea sano. Ese ya es un buen cambio.

     2 No tengo fuerza de voluntad. Si pensamos así sí que no la tendremos. La fuerza de voluntad hay que sacarla de donde sea. Y si caemos... todos lo hacemos en algún momento. Lo importante es volver a levantarte.

      3 Quiero tener un hijo y para que voy a perder peso con todo el esfuerzo que requiere si lo volveré a ganar enseguida. Quizá no es el caso de todos, pero sí ha sido el mío durante muchísimo tiempo. Pero ojo, y este es el principal motivo por el que he empezado esta dieta, fue precisamente mi ginecóloga quien me recomendó hacer dieta por este motivo. Me advirtió que el peso que tengo encima, más el que podía ganar en el embarazo me podía llevar a ciertos riesgos. Así que si es tu caso, pierde peso ANTES de quedarte embarazada, por tu propio bien y el de tu futuro hijo.

    4 Este no es mi momento. ¿Y cuando entonces? ¿a que esperamos? Hoy mejor que mañana, si no luego nos arrepentimos.

 5 Tampoco estoy tan mal. ¿Qué es más fácil perder 5 kilos o 15? ¿20 kilos o 40? Cuanto más esperes, más difícil será.


sábado, 5 de diciembre de 2015

Días 3 y 4

Ayer llegué a casa muy cansada, no podía ni escribir. La parte buena es que estuve ocupada, comí bien y no me dio tiempo a pensar en picar nada que no toque o comer lo que no debo. Todo bien.

Hoy es sábado de descanso e inicio de puente, y el primer día difícil.Primer motivo, he cocinado bastante. He hecho una buena olla de caldo para toda la familia, poder congelar y que dure... pero claro, que rico el caldito recién hecho... no es que no pueda comerlo, pero no he medido las cantidades tanto como días atrás. Lo peor ha sido la tarde, una siesta y después... no me he resistido al chocolate. No es que haya comido una barbaridad, pero si un poco, que ahora mismo lo tengo prohibido. Es decir, he comido algo que no debía, pero no voy a lamentarme más. Esta noche comeré de menos, ya está.

Por lo demás bien, tengo algún momento de ansiedad entre horas, intento disiparla ocupándome en otras cosas que me distraigan del hambre, y, excepto hoy, me ha estado funcionando.

Y  lo verdaderamente difícil vendrá a partir de mañana; Puente largo en familia. Creerme que veo complicado cumplir con  mi dieta,  pero almenos voy a controlar mis raciones y  comer lo más sano posible, aunque no haga estrictamente mi  dieta.  Cuando vuelva os cuento.



jueves, 3 de diciembre de 2015

Día 2


Hoy ha sido un día intenso en que he tenido una reunión importante, un examen y clases hasta las nueve. No he estado en todo el día en casa, así que la dieta bien, porque tentaciones pocas ha habido. 


Si noto que me falta el postre, que en mi dieta es un yogur desnatado... pero como no, no me gustan nada los yogures, desde siempre. Si fuese una natilla, flan, mouse, etc. podríamos negociarlo. Jajaja. Pero claro, no me toca de eso. La solución de la endocrina? "Tomate una infusión de postre"... emmm... esto... ahora que estamos en confianza... no me gustan las infusiones, pero nada. Igual pensareis, a esta chica no le gusta nada. Jajajaja, no me gustarán lo postres sanos, pero tu dame algo con chocolate, un helado, lo que viene siendo todo lo que no se debe comer, que verás como devoro. Y ahí tenemos una parte de lo que me ha metido en este problema. Así que la solución: no como postre. Y me siento como si me faltara algo....



¿Donde está mi postre?







Primera tarea; Planificación


Mi primera tarea en este curso intensivo de "aprendamos a alimentarnos bien" es planificar con antelación lo que comeré durante dos semanas.

Aunque parezca una tarea sencilla, para mí es una montaña. Siempre he sido una persona muy caótica, tomo decisiones en el último momento y lo dejo todo para el final. Y la alimentación no es menos, cada día decido lo que cocinaré cuando ya tengo que empezar a hacerlo.

Este simple ejercicio es todo un reto para mí, pero en realidad creo que será beneficioso, ya sabéis:


MENS SANA IN CORPORE SANO



Y más difícil será teniendo que jugar con alimentos tan aburridos... básicamente mucho verde tanto en la comida como en la cena... fruta a media mañana y media tarde...

Lo que a mí me suele funcionar cuando tengo un objetivo que me es difícil es concentrarme en el día a día. Es decir, tengo una dieta por delante que me parece un Everest, 20 kilos que perder, equivalente a un Kilimanjaro... Pues me concentro en perder 500 gr y pensar en un par de menús. Una vez llegado a ese objetivo, marcarme el siguiente. Y así sucesivamente.

Pero no! Me he comprometido a elaborar menús para dos semanas, y lo haré. Esta forma de trabajar no es la que más me gusta pero ahora que empiezo el esfuerzo quiero cumplir con ello.

¿Vosotras planificáis por anticipado? ¿Os funciona? ¿Alguna sugerencia?


miércoles, 2 de diciembre de 2015

Día 1

¿Y yo de que báscula me fío? ¿Tanto debe cambiar el peso dependiendo de la hora del día y de la ropa que lleves?


Digo esto porque hoy, en mi segundo día a dieta me he pesado en casa, tal como me dijo la endocrina, recién levantada y en pijama fino (ella me dijo sin ropa, pero con este frio confiaré en que me perdone). Bueno, la diferencia es la siguiente:

            - ayer, en su consulta, vestida de calle,  sin zapatos, sobre las 19:15, pesé 81 kilos

            - hoy, en mi casa, en pijama, a las 8:30, peso 78 kilos según mi báscula


Entiendo que cambie el peso en las dos circunstancias, pero un cambio de 3 kilos? me parece mucho. ¿A vosotras os ha pasado algo similar?

He decidido hacer caso a mi báscula, ya que la tengo a mano y será donde me pese una vez a la semana, los miércoles por la mañana. Así que voy a documentar mi progresión partiendo de este peso 78 Kg y como meta pondré 58. 20 kilitos a perder... casi nada.












¿Que te ha pasado?

Es lo que me preguntó mi endocrina cuando le conté que a mis 22 años pesaba como... unos 55 kilos, como mucho. Siete años y un hijo más tarde aquí estoy, con 81. Que vergüenza me da esto. No me atrevo a hablarlo con cualquiera, no me apetecen juicios sino apoyo. Y siguiendo con la linea, no puedo achacar a mi pobre hijo y su embarazo mi super aumento de peso, porque después de tenerlo hice una dieta con la que perdí 12 kilos, estupenda yo... de esto hará... unos 3 años, es decir que en tres años he pasado de pesar 62 kg, a pesar 81, me dan ganas de gritar... o llorar... o todo a la vez, no sé.

Y que me ha pasado? 

Es que no lo sé, simplemente me he concentrado en otros proyectos, he ocupado mi tiempo con cosas que me apetecía hacer, estoy estudiando algo que me encanta, tengo a mi niño, a mi otro niño más mayor y más gordito (véase marido). Tengo una vida feliz.

Y entonces que? Porque? Simplemente no me he dado cuenta, no se como ha sido. Claro, de normal no como extra ligero, no me he estado privando de salsitas y dulces, pero tampoco es que haya desayunado bacon y huevos fritos a diario. 

Es para tanto?

Pues parece que la respuesta es: sí, es para tanto.


Y hasta aquí hemos llegado




martes, 1 de diciembre de 2015

Día 0

Me llamo Marta y tengo 29 años. Mido 1, 54 m y hoy peso 81 kg.

Hoy empiezo este blog y hoy empiezo a hacer dieta también. No es que me haya despertado esta mañana pensando "que buen día para empezar a hacer dieta y pondré mi experiencia por escrito"... para nada. Tenia una revisión rutinaria con mi ginecóloga y ha sido ella la que me ha sugerido que debería visitar a un endocrino. Dicho y hecho, allí mismo en la clínica he ido a pedir cita y... (redoble de tambores) alguien había cancelado una cita esta misma tarde.

En la consulta de la endocrina todo muy bien. La verdad es que no me he sentido mal para nada, que es algo que me temía, una "bronca" por haberme dejado tanto. Pero no, era una mujer más bien joven, se ha presentado como Lola, cosa que me ha encantado, ha quitado frialdad al no presentarse con un serio "Maria Dolores" (sin ánimo de ofender a las Maria Dolores que pueda haber por estos lares) Me ha animado y he salido de allí muy motivada, con mis instrucciones y menús de muestra bajo el brazo, con ganas de empezar y de cumplir lo pactado.

Al llegar a casa.... buff no ha sido todo tan bonito. He ojeado los papeles que llevaba y me parece todo super aburrido, que bajón. Pero no quiero preconcebir ideas y he empezado con una cena ligera (pechuga a la plancha con verduritas y pan). He de decir que la cantidad no ha estado mal, me he quedado bien. 

¿Y después? Pues ansío un dulce, una oncita de chocolate (la que les sobra a Milka, por ejemplo). El hecho de que anuncien bombones y turrones como si no hubiera un mañana no es que ayude mucho.

Espero no aburriros con mi verborrea, mi objetivo al narrar mi experiencia es puramente terapéutico. Intentaré dosificar todo lo que me apetece decir y ojalá a alguien le ayude, a mi por lo menos me ayuda leer otros blogs (que empiezo a seguir desde hoy) de gente real con problemas reales.

Ojalá tuviese un grupo de apoyo donde acudir a contar "me llamo Marta y llevo 12 días sin consumir chocolate" pero a falta de la posibilidad bueno es el mundo blogger (si sabéis algún sitio online donde hacer sesiones de apoyo decirlo por favor)